sábado, 17 de abril de 2010

HERMES ( Iconografía)




Hijo de Zeus y Maya, la más joven de las Pléyades. Apenas recién nacido ya fue capaz de robar parte de los rebaños de Admeto a Apolo.
En la gruta del mundo Cileno, donde había llegado al mundo, encontró una tortuga con cuya concha fabricó la primera lira. Apolo fue a reclamar el ganado robado, que a pesar de sus protestas de inocencia, tenía que devolver Hermes. Pero Apolo, seducido por la lira recién creada, le cambio el instrumento por el ganado. Hermes también inventó la flauta, que cambió a Apolo por el cayado de oro con el que apacentaba a su rebaño, y también el alfabeto, la música, la astronomía, las pesas y medidas, y la gimnasia.

Se le veneraba como dios de los viajeros, la elocuencia y la habilidad de los comerciantes. También conducía a las almas de los difuntos a los Infiernos, como Hermes Psicopompos o conductor de almas. Además interviene como figura secundaria, como en la Gigantomaquia salvando a Zeus en la lucha con Tifón o a Odiseo en dos ocasiones.


Representaciones

Hermes (Mercurio romano), éstos destacaron su importancia como garante del orden y del comercio. Se le representa como heraldo de los dioses y guía de los humanos en la vida y muerte, imberbe, atlético y desnudo, portando un casco (petaso) y sandalias, ambos alados y empuñando el caduceo, bastón mágico con dos serpientes enrolladas Su función de mensajero le convierte en partícipe de numerosos episodios míticos, como el Juicio de Paris, al que fue a buscar para que ejerciera de juez, o cuando durmió con el sonido de su flauta al guardián Argos, en ambos casos por orden de Zeus.

De entre sus relaciones destaca la que mantuvo con Afrodita, de cuya unión nacerá Hermafrodito.

1 comentario:

  1. Hermafrodito o Hermafrodita (en griego antiguo Ἑρμαφρόδιτος) es un personaje de la mitología griega. Era hijo de Afrodita y de Hermes, en honor de los cuales recibió su nombre, una mezcla de los de sus padres. Pero Afrodita, al sentirse culpable de adulterio, se separó de su hijo y lo dejó en el monte Ida, (en Frigia), al cuidado de las ninfas del monte, por quienes fue criado.
    Con el paso del tiempo, el niño se convirtió en un joven de gran belleza. Yendo de camino a Caria, en Halicarnaso, el exceso de calor de aquel día soleado le hizo aproximarse a un lago para refrescarse, al que se lanzó a nadar desnudo. La náyade Salmacis —o Salmácide—, espíritu de aquel lago, al notar su presencia y observar su cuerpo desnudo, sintió una atracción inmediata hacia él y no tardó en desnudarse y acercársele para tratar de conquistarlo, pero el joven se resistió.
    Aún así, la ninfa no cejó en su empeño y, poco después, desde la fuente cercana a la que Hermafrodito se había acercado, Salmacis se abrazó a él fuertemente, lo arrastró al fondo, y, mientras forcejeaba con él, suplicó a los dioses que no separaran sus cuerpos, diciendo: ”¡Te debates en vano, hombre cruel! ¡Dioses! Haced que nada pueda jamás separarlo de mí ni separarme de él”. Los dioses, atendiendo su súplica, le concedieron su deseo y ambos cuerpos se fusionaron para siempre en un solo ser, de doble sexo.
    Hermafrodito suplicó a sus padres, los dioses, que todo joven que se bañara en aquel lago corriera su misma suerte. De esta forma, el lago arrebataría la virilidad a todo aquel que se bañara en él, tal como así se lo concedieron los dioses.

    ResponderEliminar